te atreves a sonreír?

9 nov. 2011

Simplemente, adicción- (2)


Bloggers! Por fin he acabado algún que otro mes de Simplemente, adicción.
Espero que os guste... Sino, por favor, decídmelo y ¡cambio de rumbo la historia! 

Anaís- Significado griego- Pura, santa


-SEPTIEMBRE-

Todo empezó una simplísima tarde de principios de otoño del año pasado... Era en eso del mes de septiembre.

-Anaís, ¿quieres levantarte del sofá y hacer algo útil?

Vale, se me olvidaba comentaros que estaba tumbada en el sofá, viendo un programa sobre chicas tímidas. Éstas se enamoran de su mejor amigo, y recurren a una chica que les quita el miedo, y hace que se sientan más seguras de sí mismas, o algo así. Sinceramente no estaba prestando mucha atención al programa. A lo mejor, me vendría bien. Pasando por alto, que no me gustaba mi mejor amigo, sólo que era muy tímida y no conseguía mantener una conversación con todo ser de sexo masculino. Aparte de con mi perro, Mitt.

Mitt es un west Highland terrier. Tiene tan solo unos meses, y acabamos de adoptarlo. Mitt es demasiado vago, creo que ha salido a mí, aunque tampoco se puede esperar mucho más de un cachorro de dos meses. Mitt es muy especial. Es de un color blanco nieve, con unos ojos negros clavados en su cabezita. Mi hermana, Friné, y yo, conseguimos convencer a mis padres después de muchas, muchas tardes de domingos lavando platos, y haciendo plegarias. Friné y yo nos parecemos mucho, menos en el pequeño detalle de que ella es dos años más pequeña que yo. Mi madre apareció, y tapó parte de la televisión.

-¡Se acabó! – Apagó la televisión y, cogiendo a Mitt en los brazos, me lo puso encima. – Ve a pasearlo un rato.

Acepté sin rechistar. Salí a la calle y miré al cielo, el cielo azul celeste, que tanto ansiaba en muchas de ésas tardes del invierno pasado. Pero todo eso acabaría pronto, en unas pocas semanas, nos encontraríamos en un otoño sin salida. Y tan sólo, la entrada del invierno, quitaría mi angustia de decidir qué ponerme, si algo gordo y abrigado, o algo que abrigue, pero lo suficiente. Mitt empezó a mover la cola, y me di cuenta de cuánto cariño le había cogido en sólo unas semanas.

El aire era helador. Cada paso que daba, pisaba una hoja, dos. Un ‘’crac’’ seco seguido de otro, tenían lugar bajo mis botines. No aguanté más, las calles estaban desiertas, y no pude dejar de pensar en mi futuro. Miles de imágenes pasaron por mi cabeza, sin haber siquiera formado parte de mi vida. Sentí que la vida se me iba. Mientras tanto, Mitt ya se había cansado, y decidí cogerlo en brazos.

-¿Qué Mitt, ya estás más feliz?- Dije al pequeño perro, que obviamente, me mira con una cara que pretende mostrar que estoy loca.

Y justamente al llegar, decidí cambiar mi vida. Había leído en una revista un anuncio de un juego virtual. Probar, sólo probar, por simple curiosidad. En cuanto abrí el ordenador, me conecté a Facebook. Abrí otra ventana, y quién iba a decirlo… Esa acción cambiaría mi vida.  Entré en un juego online llamado ''Habbo''.

¿Qué nombre me iba a poner? Decidí ponerme Anaisítaa. Y ya estaba dentro. Empecé, primero sin saber muy bien cómo funcionaba eso. Pero al cabo de unos días ya lo tenía todo bajo control, y empecé a viciarme. Entraba todas las tardes, sin ninguna excepción.

Había conocido a bastante gente, en unas pocas semanas. Sabía dónde vivían, y ellos sabían dónde vivía yo. Sabía su edad, algunas anécdotas de sus vidas, y ellos de la mía.

Siempre era la típica conversación, hola, que tal, quieres ser mi amigo, de dónde eres, cuántos años tienes. A veces, la ‘amistad’ se quedaba ahí, o pasaba a otra etapa. Hablar todos los días, contarse qué se había hecho ése día. Contarse sus penas, y alegrías… Como en una amistad real.

Así seguí, sin darme cuenta de que septiembre estaba a punto de acabar. Me había viciado de tal manera que, no salía. Fui perdiendo la amistad con algunas personas. El mundo se hundía, pero yo estaba protegida, en una habitación, sin darme cuenta de lo que sucedía a mi alrededor.

Ya no hablaba tanto con mis padres. Empecé a dejar de hacer algunos deberes, por que sí. Salía a pasear a Mitt. Quedaba con mis amigas, pero mis ganas de pasarlo bien habñian desaparecido. Sólo pensaba en volver a casa y conectarme a Habbo.




-Simplemente, adicción.

9 comentarios:

Lén dijo...

ME ENCANTO LA ENTRADA! la verdad, hermosa. Gracias por pasarte por mi blog!, un beso enorrrme :)

Car Hendrix dijo...

Bonita entrada!
Ok,te sigo aqui tambien entonces.El concierto y fue en san sebastian este verano,y pf,increible! :)
Un beso!
car

antonella * dijo...

Hermosa la entrada, y muy lindo el blog;
te sigo, te espero por el mio, asi me das una opinion, besito

David dijo...

A veces las adicciones hacen que nos desconectemos del mundo real. Hay que controlarlas, nada es malo en su medida. A ver cómo sigue la historia :)
Gracias por pasarte por mi blog. Yo también me dejaré caer por el tuyo.
Un besazo :)

Lily dijo...

Gracias pro seguirme! Yo ya te sigo :)
El titulo de la historia me ha gustado mucho "Simplemente, adicción".

Un besazoo <3
http://solopodriadecirloasi.blogspot.com

Mariia..☆! dijo...

aii mi pequeña preciosa! está super bien el comienzo de la historia y muy bien redactado y todo, me ha encantado de verdad que si=D! estaré esperando ansiosamente la siguiente parte de la historia^^!
Un besazo enormee!(K)

Mimi dijo...

Me encantoo :) segui dejandonos cosas lindas como estas! beso genia

Chloe. dijo...

Sisisisisi! me encaaaaaaaaaaaaaaaanta :D
Está requetegenial, enserio. Espero que subas pronto el siguiente, vamos, más te vale ¬¬ jajaja que no que no, subelo cuando tú puedas, pero por favor, subelo! Y si puedes me abisas, aunque supongo que ya me daré yo cuenta cuando este, pero es que como esta semana que entra ando con los examenes y tal, pues cojo poco el ordenador pero bueno, se hará lo que se pueda, un huequillo por hay siempre hay ;)
Besazos desde http://memoriasdechloe.blogspot.com

Lau_a ras de suelo dijo...

q bnito texto =)